Licencia de Creative Commons
Filosofía según Carlos by Carlos Álvarez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://filosofiaseguncarlos.blogspot.com.es/.





Contador de visitas



BLOG's amigos:

Mutatis Mutandis (Óscar Sánchez)

La Guarida del Pensador (Rodrigo Cueto)

Alguien tenía que decirlo (Lucas Suárez)

Soma Sema (Unai Coto)

La Torre del Ermitaño (Jorge Alonso)

I Wonder (Raúl Alonso)






Páginas vistas en total

miércoles, 31 de octubre de 2012

La política según Platón. La política hoy en día.

El objetivo de Platón era instaurar un nuevo orden político, regenerar el estado y acabar con la corrupción moral. La idea central es simple: si queremos un estado justo, aquellos que lo gobiernen han de saber qué es la justicia. Si queremos un estado bueno, aquellos que gobiernen tendrán que tener como modelo el "Bien". Los políticos deben ser, por tanto, aquellos que tengan el conocimiento de las ideas, aquellos que hayan entregado su vida al estudio de la dialéctica y a la discusión sobre las esencias inmutables.


Platón


Debemos intentar instaurar el mejor estado posible, pero... ¿cuál será? Platón decía que era aquel en el que cada persona realice la función para la que está mejor dotado. Este estado ideal estaría constituido por 3 clases sociales:
  • Los gobernantes-filósofos: en ellos predomina la parte racional del alma, por tanto son personas justas los encargados de que la Justicia prevalezca en la ciudad.
  • Los guardianes: son los encargados de hacer cumplir la ley y defender la ciudad, y en ellos predomina la parte irascible del alma.
  • Los productores: son el resto de ciudadanos, aquellos en los que predomina la parte apetitiva del alma, lo que quiere decir que sus actos no están regidos por la razón, sino por los instintos y deseos, los cuales no se dirigen ni hacia el bien ni hacia la verdad.

La justicia en el estado se realizará cuando cada una de las tres clases sociales desempeñe a la perfección la función que le es propia. Tendremos, pues, un estado justo y feliz cuando los gobernantes sean verdaderamente sabios, cuando los guardianes sean valientes, los productores moderados en sus ambiciones, y cuando estas dos últimas clases se sometan a la de los gobernantes.

(Fuente: La Justicia como objetivo político de la filosofía de Platón, apuntes de filosofía de Óscar Sánchez)



Sin embargo, estamos muy lejos de ese "estado ideal". Para empezar, los actuales gobernantes de naciones en todo el mundo no se rigen por la razón, ni siguen el modelo del "Bien". Hoy en día hay gran cantidad de objetos materiales que nublan la mayor parte de las veces nuestra capacidad de razonar, ya que es algo que deseamos e intentamos hacer lo posible por conseguirlo. La parte apetitiva del alma es la predominante actualmente en la mayor parte de los ciudadanos del mundo. Incluso los gobernantes, quienes deberían actuar racionalmente para el beneficio del pueblo, se gastan parte del dinero público no en cosas para todos los ciudadanos de una nación, sino para sí mismo, para comprarse un capricho, pagarse unas vacaciones, etc. Y no hay una sola persona gobernando una nación, sino un par de cientas. Esto, en parte, ayuda a que se controlen unos a otros para que todos actúen correctamente, pero no suele pasar ya que todos actúan indebidamente y se cubren las espaldas unos a otros. A parte, teniendo familiares, un gobernante dedicará parte de su riqueza a contentar a su familia.

En mi opinión, creo que un gobernante, como pensaba Platón, debería ser una persona que viviera sola, sin cónyuge ni descendencia, para que así se pueda centrar en los asuntos que le conciernen, actuando debidamente siguiendo la idea del "Bien", es decir, racionalmente. Hoy en día, la parte apetitiva del alma por las cosas materiales tiene gran influencia en nosotros, pero seguramente hay personas que no se dejan llevar por tal instinto, quiera o no quiera formar parte de la política. A esas personas me estoy refiriendo, gente con la cabeza en su sitio, actuando bajo el criterio de la razón y no de los deseos propios, personas que dediquen su vida política al bien de todos los ciudadanos, y no al propio bien o al de una minoría privilegiada. Para ello deberá tener muy claras las ideas de "Bien" y "Justicia", para poder actuar debidamente. Y ya en caso de que hubiera este tipo de gobernante, los guardianes deberían hacer cumplir sus normas (ya que sus normas son para el bien de todos) y los productores deberían cumplir con esas normas, para que todos pudiéramos vivir en un entorno placentero y lleno de igualdad entre ciudadanos de una misma clase.

1 comentario:

  1. Aceptable Carlos. Quejarse de los gobernantes no es demasiado original y apoyar la sociedad jerarquizada que Platón propone requiere una reflexión más profunda de la que haces.
    Saludos

    ResponderEliminar

descripcion

Ir al cielo